unas palmadas pegadizas y un silbido hipnotizante. En definitiva