no dije nada. No era lo suficientemente valiente. No podía dejar de pensar: ¡¿Y si esa era mi oportunidad de ser feliz?! ¿Y si esa era la persona que estaba destinado a conocer