Martin Solveig (nacido Martin Picandet) tenía su primer par de tornamesas y estaba mostrando sus habilidades a sus amigos. A los 18 años