es un clásico grabado por Nina Simone hace 50 años. Avicii ha añadido nuevas voces