TODO CASAL 2011

Se publica Todo Casal, la gran integral de Tino Casal con toda su obra y dos temas inéditos

La Edición Especial (8CD+DVD) contiene, además de estas dos nuevas canciones, sus cinco álbumes de estudio, remezclas, grabaciones en directo, versiones instrumentales, demos, etc. La Edición Estándar (1CD), sus 16 grandes éxitos

El 20 de septiembre de 2011 se publica Todo Casal, un lanzamiento en dos ediciones diferentes (Estándar y Especial) que conmemora el 20º aniversario de la muerte de Tino Casal y sitúa su música y su figura donde merecen. La Edición Especial (8CD+DVD) contiene toda la obra del artista asturiano e incluye dos temas nuevos, But A Heart y Day By Day, recuperados en 2011 y grabados con el inicial soporte de la voz que Tino dejó grabada antes de su fallecimiento.

“En muchas ocasiones, Tino Casal me dejaba las melodías de sus nuevas canciones cantadas en un casette”, dice su productor Julián Ruiz. “A veces sin letra, a veces simulada. Creo que los dos temas inéditos pertenecen a la época posterior a Histeria, cuando se planteaba la posibilidad de grabar en el estudio de Ryuichi Sakamoto, en la mismísima Tokio. Era una época en la que Ryuichi estaba muy involucrado con España, incluso con la Olimpiada de Barcelona. Teníamos que hacer dos maquetas de algunos de sus últimos temas y presentarlas a la compañía. Tino tenía una facilidad asombrosa para inventarse incluso los arreglos, hasta con ruidos, a pesar de que la voz es siempre monofónica y no da acordes. Pero Javi Losada y yo siempre lo hemos traducido bien. Anteriormente habíamos hecho canciones en maqueta y en grabación con este sistema”.

La biografía completa, exhaustiva, de Tino Casal se encuentra en los 8CD+DVD que componen la Edición Especial. Ahí están los cinco álbumes de estudio que el asturiano grabó entre 1981 y 1989 y que forman el corpus principal de su obra. Junto a los cinco álbumes de estudio y los dos temas inéditos, en los otros tres CD de la Edición Especial se incluyen remezclas (algunas de Steve Lillywhite y Pumpin’ Dolls); grabaciones en directo durante la gira de 1983; versiones orquestales, maxi e instrumentales; demos… Todo sobre Tino Casal que se une a un DVD con 25 actuaciones en los programas musicales de TVE y que abarcan desde 1981 a 1990. Toda la carrera de Tino Casal en imágenes, desde sus comienzos hasta sus últimas actuaciones en televisión, un documento imprescindible para comprender en su amplitud la figura de un artista para el que la música y la imagen eran inseparables.

En la Edición Estándar aparecen canciones como Embrujada, Eloise, Pánico en el edén, Tigre bengalí, Champú de huevo, Póker para un perdedor, Oro negro, Billy Boy, Mañana… Así hasta 16 temas que marcaron una década en la que Tino Casal, perfeccionista hasta el límite, enarboló con dignidad la bandera de la electrónica, con puestas en escena que siempre asombraban y absolutamente innovadoras y arriesgadas, algunas veces polémicas. Esta Edición Estándar es la biografía resumida de un cantante y compositor único, de un artista inquieto y total, siempre atento e imprevisible, reflejado en sus grandes éxitos.

El 22 de septiembre de 1991, Tino Casal fallecía a los 41 años en un accidente de tráfico en los alrededores de Madrid. Han pasado 20 años, pero las canciones y la imagen de uno de los artistas más impactantes, heterodoxos y avanzados de la música española nunca se fueron. Cantante, compositor, productor, arreglista, pintor, escultor y diseñador de enorme aliento creativo, Tino Casal fue mucho más que un intérprete de éxito. Fue un artista completo, excelente autor y magnífico cantante que marcó una pauta. Su música, perfecta formalmente y quizá aún no valorada en su verdadera importancia, recorrió la década de los 80. Canciones como Embrujada, Pánico en el edén o Eloise, entre otras, formaron parte de la banda sonora de aquellos años, permanecen en la memoria, y el planteamiento estético-artístico de Tino Casal se enmarcó en algunas de las vanguardias de la época, siempre defendido a pecho descubierto, con valentía.

Tino Casal fue uno de los protagonistas de la década de los 80. Cualquier intento de situarle en algunas de las corrientes de la época no solía dar buen resultado: podía pertenecer a todas o a ninguna, siempre fiel a su personalísimo camino. Íntimamente ligado a la vanguardia artística plástica de aquellos años (Costus, Antonio Alvarado, Fabio McNamara…), la figura de Tino Casal tiene aún mucho por descubrir, como se refleja en el excelente documental Gran Casal. Me como el mundo, dirigido por José Antonio Quirós y que puede verse en la red. Han pasado 20 años pero sus canciones suenan frescas, muy bien desarrolladas y producidas, sin las telarañas que el paso del tiempo deja en las cosas mal hechas. Es la obra de un artista completo, amante de la belleza de lo oculto, que siempre se envolvió en música.

Tino Casal nació el 11 de febrero de 1950, frente a una fábrica de cementos, en Tudela Veguín (Asturias), una localidad de 1.000 habitantes situada a 14 kilómetros de Oviedo, junto a la cuenca minera del Nalón. Comenzó su carrera musical a los 13 años en el grupo Los Zafiros Negros y en 1967 se integró como cantante en Los Archiduques, un grupo con el que grabó tres singles y que alcanzó popularidad en la escena pop española con canciones como Lamento de gaitas. Siempre inquieto, Tino Casal viajó después a Londres para desarrollar su faceta como pintor, viviendo y adentrándose en la corriente glam rock.

En 1977 regresó a España, publicó dos singles sin mayor éxito y participó en el Festival de Benidorm de 1978, quedando en segundo lugar con los premios al Mejor Cantante Joven y Mejor Composición Musical. En 1980, y tras producir a grupos como Goma de Mascar y Obús, Tino Casal firmó contrato con EMI y su carrera comenzó a despegar. Su primer álbum, Neocasal, apareció en 1981 con canciones como Champú de huevo (su primer nº1) o Billy Boy. Producido por su inseparable Julián Ruiz, Neocasal situó a Tino en la escena española, tras haber contactado con Pedro Almodóvar, con quien colaboró y ayudó a financiar las películas Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón y Laberinto de pasiones.

Inmerso en el ambiente artístico de la llamada movida madrileña, en 1983 publicó Etiqueta Negra con una de sus canciones tótem: Embrujada. Junto a ella, Póker para un perdedor fue otro éxito que le situó en la situación idónea para publicar en 1984 Hielo rojo, un álbum que contenía el tema Pánico en el edén, sintonía de la Vuelta Ciclista a España y que convirtió a Tino Casal en uno de los artistas más populares del momento.

El éxito y las largas giras se vieron interrumpidos por una gravísima enfermedad ósea que obligó al artista a permanecer en una silla de ruedas durante varios meses, sufriendo cinco operaciones en dos años, hasta que en 1987 publicó Lágrimas de cocodrilo. El álbum, grabado en los estudios Abbey Road de Londres, fue producido, como siempre, por Julián Ruiz y contó con la colaboración de Andrew Powell, arreglista de Alan Parsons Project y considerado como uno de los grandes músicos contemporáneos del pop. El disco contenía Eloise, un clásico llevado al éxito en 1968 por Barry Ryan y que Tino Casal convirtió en otro de sus temas emblemáticos. Fue nº1 en España y llevó al álbum a ser el segundo más vendido en nuestro país en 1988, tras Descanso dominical de Mecano.

En 1989 se publicó el que sería su quinto y último disco, Histeria, con versiones como No fuimos héroes (Don’t You Want Me, de Human League) o Tal como soy (Killing Me Softly With His Song, de Roberta Flack), dos de las escasísimas canciones de su repertorio (también grabó versiones de David Bowie, The Supremes o Cream) no compuestas por él. Tras este disco, se dedicó con mayor intensidad a la pintura y a la escultura, a colaborar con otros artistas y a preparar un nuevo trabajo con la intención de grabarlo en Tokio, proyecto que quedó interrumpido con su fallecimiento.

Ahora, 20 años después, se publica Todo Casal que, en dos ediciones diferentes, recupera su obra y presenta la novedad de incluir dos temas inéditos. Es la música de un artista integral, siempre volcado, intenso y generoso en su entrega. Tino Casal marcó una época y el próximo 20 de septiembre se recuperan sus canciones para cubrir una laguna en la historia de la música española. Es de justicia.

 

 

 

Deja una respuesta